Podcasts

El Corazón de Jesús

En este bloque de «Un ancla en la tormenta», D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— nos introduce en el conocimiento del Sagrado Corazón de Jesús. D. Santiago defiende que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús es más necesaria que nunca en nuestro tiempo para sanar las heridas que el pecado deja en nuestros corazones y enseñarnos a reparar las ofensas realizadas a ese Corazón que tanto nos ama.

Los Sagrados Corazones de Jesús y María 7/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— no podía finalizar este bloque dedicado a «El Corazón de Jesús» sin hablar del Inmaculado Corazón de María, ya que está unido —en el tiempo y la eternidad, desde el momento de la Encarnación— al Corazón de Jesús. D. Santiago Arellano explica el momento histórico en el que surge esta devoción, sus consecuencias y las promesas que la Virgen hizo a los pastorcitos de Fátima. Advierte, además, de la relación que algunos de los mensajes de Nuestra Madre tienen con nuestro tiempo actual.

 

 

El reinado del Corazón de Jesús 6/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— habla sobre «El reinado del Corazón de Jesús», otro aspecto muy importante del culto al Corazón de Cristo. Nos recuerda que Jesucristo es Rey por derecho de conquista, pues nos adquirió con el precio infinito de su Sangre divina. Él quiere reinar, tiene derecho a reinar y va a reinar. Así lo prometió a Santa Margarita María de Alacoque: «Reinaré a pesar de mis enemigos y cuanto se me oponga».

 

 

La confianza en el Corazón de Jesús 5/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— nos invita a confiar en el Corazón de Jesús en todas las circunstancias de nuestra vida. Es el Espíritu Santo quien nos ayuda a vivir en esa confianza y a tener la certeza de que, a pesar de nuestras infidelidades, el Corazón de Cristo permanece siempre fiel a nosotros.

 

 

Actos de reparación y desagravio 4/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— en este capítulo de «Un ancla en la tormenta» explicará con profundidad en qué consisten los «actos de reparación y desagravio» que el Sagrado Corazón pidió a santa Margarita María de Alacoque. Amor, por lo mucho que Él nos ama. Reparación y desagravio, por las muchas injurias que recibe sobre todo en la Sagrada Eucaristía.

 

 

La consagración al Corazón de Jesús 3/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— profundiza en este capítulo de «Un ancla en la tormenta» dedicado al «Corazón de Jesús» sobre el contexto histórico en el que nace esta devoción. El Sagrado Corazón de Jesús se reveló a Santa Margarita María de Alacoque, religiosa de la Visitación de Paray-le-Monial (Francia), que vivió entre 1647 y 1690. El Corazón de Jesús pidió reparación por las ofensas e ingratitudes de los hombres e hizo una serie de promesas para todos aquellos que honraran y amaran su Corazón.

 

 

La actualidad del culto al Corazón de Cristo 2/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— está convencido de «la actualidad del culto al Corazón de Cristo». Nuestra sociedad sufre una plaga de soledad causada precisamente por el sumergirnos en el mundo virtual de las redes sociales. Frente a ello, la devoción al Corazón de Cristo responde más que nunca a las esperanzas y necesidades de nuestro tiempo, porque el Corazón de Cristo nos ofrece la certeza de ser amados por un amor de verdad, capaz de sanar y restaurar lo que el pecado ha roto en nosotros.

 

 

La expresión del amor divino 1/7

D. Santiago Arellano —sacerdote de la «Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón»— explica que el Sagrado Corazón de Jesús es «La expresión del amor divino». Cristo quiere cambiar nuestro corazón de piedra por un corazón de carne. Para ello, nos invita a la imitación de su propio Corazón, que se hizo carne en el misterio de la Encarnación, máxima expresión humana del amor divino que amó hasta el extremo de dejarse traspasar por la lanza en la cruz. De este Corazón brotó la salvación para toda la humanidad.

 

 

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter