Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

Los pecados de otros

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.399.

¿Tenemos responsabilidad en los pecados cometidos por otros? Tenemos responsabilidad en los pecados de los otros cuando cooperamos culpablemente a que se cometen.

La virtud

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.377.

¿Qué es la virtud?

La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien: «El fin de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios» (San Gregorio de Nisa). Hay virtudes humanas y virtudes teologales.

La conciencia moral

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.372. ¿Qué es la conciencia moral?

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.373. ¿Qué supone la dignidad de la persona en relación con la conciencia moral?

Las pasiones

Compendio de Catecismo de la Iglesia Católica n.370. ¿Qué son las pasiones?

Compendio de Catecismo de la Iglesia Católica n.371. ¿Las pasiones son moralmente buenas o malas?

El acto moral

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

n.368. ¿Cuándo un acto es moralmente bueno?

Libertad y responsabilidad

Compendio de la Iglesia Católica n.364

¿Qué relación hay entre libertad y responsabilidad?

¿Qué es la libertad?

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.363

La libertad es el poder dado por Dios al hombre de obrar o no obrar, de hacer esto o aquello, de ejecutar de este modo por sí mismo acciones deliberadas. La libertad es la característica de los actos propiamente humanos. Cuanto más se hace el bien, más libre se va haciendo también el hombre. La libertad alcanza su perfección cuando está ordenada a Dios, Bien supremo y Bienaventuranza nuestra. La libertad implica también la posibilidad de elegir entre el bien y el mal. La elección del mal es un abuso de la libertad, que conduce a la esclavitud del pecado.

La dignidad de la persona humana

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n. 358

La dignidad de la persona humana está arraigada en su creación a imagen y semejanza de Dios. Dotada de alma espiritual e inmortal, de inteligencia y de voluntad libre, la persona humana está ordenada a Dios y llamada, con alma y cuerpo, a la bienaventuranza eterna.

La sagrada Comunión

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.292.

¿Cuáles son los frutos de la sagrada Comunión?

La sagrada Comunión acrecienta nuestra unión con Cristo y con su Iglesia, conserva y renueva la vida de la gracia, recibida en el Bautismo y la Confirmación y nos hace crecer en el amor al prójimo. Fortaleciéndonos en la caridad, nos perdona los pecados veniales y nos preserva de los pecados mortales para el futuro.

Fuente y culmen

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.274.

¿Qué representa la Eucaristía en la vida de la Iglesia?

La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana. En ella alcanzan su cumbre la acción santificante de Dios sobre nosotros y nuestro culto a Él. La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia: el mismo Cristo, nuestra Pascua. Expresa y produce la comunión en la vida divina y la unidad del Pueblo de Dios. Mediante la celebración eucarística nos unimos a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna.

La Eucaristía

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica 271. ¿Qué es la Eucaristía?

La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección. Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna.

El Bautismo

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

n.257. ¿Quién puede recibir el Bautismo?

n.258. ¿Por qué la Iglesia bautiza a los niños?

n.259. ¿Qué se requiere para ser bautizado?

La iniciación cristiana

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica n.251

¿Cómo se realiza la iniciación cristiana?

La Iniciación cristiana se realiza mediante los sacramentos que ponen los fundamentos de la vida cristiana: los fieles, renacidos en el Bautismo, se fortalecen con la Confirmación, y son alimentados en la Eucaristía.

La unidad de la Iglesia

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica nº.247-248

¿Por qué el único Misterio de Cristo se celebra en la Iglesia según diversas tradiciones litúrgicas?

Lugares sagrados

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica

nº244. ¿Tiene la Iglesia necesidad de lugares para celebrar la liturgia?

nº245. ¿Qué son los edificios sagrados?

nº246. ¿Cuáles son los lugares principales dentro de los edificios sagrados?

Los sacramentales

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 237-238

Algunos signos sacramentales provienen del mundo creado (luz, agua, fuego, pan, vino, aceite); otros, de la vida social (lavar, ungir, partir el pan); otros de la historia de la salvación en la Antigua Alianza (los ritos pascuales, los sacrificios, la imposición de manos, las consagraciones). Estos signos, algunos de los cuales son normativos e inmutables, asumidos por Cristo, se convierten en portadores de la acción salvífica y de santificación. En la celebración sacramental las acciones y las palabras están estrechamente unidas. En efecto, aunque las acciones simbólicas son ya por sí mismas un lenguaje, es preciso que las palabras del rito acompañen y vivifiquen estas acciones. Indisociables en cuanto signos y enseñanza, las palabras y las acciones litúrgicas lo son también en cuanto realizan lo que significan.

La gracia sacramental

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, números 230-232

Para los creyentes en Cristo, los sacramentos, aunque no todos se den a cada uno de los fieles, son necesarios para la salvación, porque otorgan la gracia sacramental, el perdón de los pecados, la adopción como hijos de Dios, la configuración con Cristo Señor y la pertenencia a la Iglesia. El Espíritu Santo cura y transforma a quienes los reciben. La gracia sacramental es la gracia del Espíritu Santo, dada por Cristo y propia de cada sacramento. Esta gracia ayuda al fiel en su camino de santidad, y también a la Iglesia en su crecimiento de caridad y testimonio. En los sacramentos la Iglesia recibe ya un anticipo de la vida eterna, mientras vive «aguardando la feliz esperanza y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro Jesucristo» (Tt 2, 13).

Los sacramentos y la fe

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, número 228

Los sacramentos no sólo suponen la fe, sino que con las palabras y los elementos rituales la alimentan, fortalecen y expresan. Celebrando los sacramentos la Iglesia confiesa la fe apostólica. De ahí la antigua sentencia: «lex orandi, lex credendi», esto es, la Iglesia cree tal como reza.

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter