La confesión

  • Published in Clips

La realidad del hombre es que sin Dios nada puede hacer. Y para Dios, nada hay imposible, es decir, la misericordia de Dios no se resiste a un corazón arrepentido, por muy pecador que sea, que necesita del Único que lo puede amar, convertir, transformar, curar, fortalecer y darle la gracia para vivir con Él.
Dios no se cansa de perdonar, es el hombre el que se cansa de pedir perdón, es al hombre, al que, herido por el pecado, le cuesta creer en el amor misericordioso de un Dios que es Padre, que es Amor.
Dios no quiere la muerte del pecador, sino que cambie de conducta y que viva, y esa transformación se lleva a cabo a través del sacramento de la confesión. Un corazón purificado puede recibir al mismo Dios en la Eucaristía, al que es Amor.

 

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter