Es la hora de la Divina Misericordia

Durante este año del Jubileo de la Misericordia, ofrecemos estas cápsulas para reflexionar sobre la grandeza del amor misericordioso del Señor.

Un abismo de misericordia

"Tú conoces todo el abismo de mi misericordia. Entonces, recoge de ella para ti y especialmente para los pobres pecadores. Antes el cielo y la tierra se volverían a la nada que mi misericordia dejase de abrazar a un alma confiada" (Diario de Santa Faustina Kowalska, n° 1777).

Conduzco a las almas

"Deseo derramar mi vida divina en las almas humanas y santificarlas, con tal que quieran acoger mi gracia. El director de las almas soy yo mismo directamente, mientras indirectamente las guío por medio de los sacerdotes y conduzco a cada una a la santidad por el camino que conozco solamente yo" (Diario de Santa Faustina Kowalska, n° 1784).

La Santa Comunión

"He dejado el trono de los cielos para unirme a ti. Quiero decirte que la vida eterna debe iniciarse ya aquí en la tierra a través de la Santa Comunión. Cada Santa Comunión te hace más capaz para la comunión con Dios por toda la eternidad" (Diario de Santa Faustina Kowalska, n°1810).

Que nada te aleje de mí

"Quiero que seas como un oficial entrenado en la lucha que, entre el estruendo de las balas, sabe dar órdenes a los demás. Igualmente tú, hija mía, entre las más grandes dificultades, has de saber dominarte y que nada te aleje de mí, ni siquiera tus caídas" (Diario de Santa Faustina Kowalska, n° 1823).

Mi corazón está lleno de misericordia

"En esa hora, las tres, procura rezar el viacrucis. Si no puedes, por lo menos, entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento mi Corazón, que está lleno de misericordia. Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante" (Diario de Santa Faustina Kowalska, n° 1572).

Confiad en mi misericordia

"No encontrará alma ninguna la justificación, hasta que no se dirija con confianza a mi misericordia y, por eso, el primer domingo después de la Pascua ha de ser la Fiesta de la Misericordia. Ese día, los sacerdotes deben hablar a las almas sobre mi misericordia infinita" (Diario de Santa Faustina Kowalska, n° 570).

Dímelo todo

"Dímelo todo, dímelo todo, sé sincera al tratar conmigo, descubre todas las heridas de tu corazón; yo las curaré, y tu sufrimiento se convertirá en la fuente de tu santificación" (Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 1487).

¿Por qué no te fías de mi bondad?

"Has de saber, oh, alma, que todos tus pecados no han herido tan dolorosamente mi corazón como tu actual desconfianza. Después de tantos esfuerzos de mi amor y de mi misericordia, no te te fías de mi bondad" (Diario de Santa Faustina Kowalska, nº 1486).

 

Ven a la fuente de la Misericordia

"Sé misericordioso con los demás como yo soy misericordioso contigo y cuando adviertas que tus fuerzas se debilitan, ven a la fuente de la Misericordia y fortalece tu alma, y no pararás en el camino" (Diario de Santa Faustina Kowalska, nº1486).

 

Dame todas tus penas y tus miserias

"Mi misericordia es más grande que tu miseria y la del mundo entero. ¿Quién ha medido mi bondad? Jamás rechazaré un corazón arrepentido, tu miseria se ha hundido en el abismo de mi misericordia. Dame todas tus penas y toda tu miseria y yo te colmaré de los tesoros de mis gracias" (Diario de Santa Faustina Kowalska, nº1485).

Más vídeos de "Es la hora de la Divina Misericordia"

Component not install
 

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter