Contemplad a María

«Mirad a María» es un libro escrito por Abelardo de Armas en el que, cada capítulo, es una meditación escrita para el mes de María, el mes de mayo. HM Televisión le ha puesto imagen a estas meditaciones y publica hoy
«Contemplad a María»: para ayudarte a tener siempre presente a Nuestra Madre, conocerla más y así poder llegar a una mayor intimidad con Ella. El Señor nos invita a amar, contemplar, imitar y unirnos a la que nos fue dada como Madre.

Contemplad a María: Virgen de la esperanza

Abelardo de Armas, cofundador de la Cruzada de Santa María, nos invita a vivir este mes de mayo muy cerca de Nuestra Madre del Cielo. En «Contemplad a María» nos explica que Ella es luz en el sendero y estrella que nos guía por un camino más seguro y rápido a Jesús. Seamos absolutamente todos de María y entreguemos a Ella cada momento de nuestra vida para Cristo, confiados en su maternal protección.

Contemplad a María: madre y corredentora

La Virgen está tanto al comienzo como al término de la Escritura, siempre asociada al misterio de la vida de Jesús y al nacimiento de la Iglesia. Ella está unida a su Hijo de una manera inquebrantable, por eso es nuestra corredentora. Tenemos que aferrarnos a la Virgen y pedirle que nos haga santos, que nos vuelva la mirada al cielo.

Contemplad a María: Madre

María es Madre de Dios en el sentido más pleno de la palabra. Por ser Virgen, por su puro corazón, concibió al Hijo no solo corporalmente sino también en el alma. Jesús confiaba en Ella, se dejaba moldear por Ella. Ahora, por su ofrenda al Padre, es Madre espiritual de todos los miembros de la Iglesia.

Contemplad a María: ¡ella es nuestra Madre!

Tenemos que mirar a la Virgen, Ella es nuestra Madre. Contemplarla nos purifica, nos fortalece. Con la Virgen encontramos consuelo en la angustia y ayuda en nuestros problemas. Pongámonos en sus manos y pidamos que interceda por nosotros y por el mundo.

Contemplad a María: Aquí está la esclava del Señor

Para ser santos tenemos que conformar nuestra vida a la voluntad divina. La Virgen Santísima, Nuestra Madre, que mantuvo un «hágase» constante, es nuestro ejemplo. Debemos seguirla, imitarla. Tenemos que tener paciencia y hacer oración contemplando a María, para poder decir con Ella un fiel y constante: «hágase».

Contemplad a María: Con Ella se puede

Dios quiere nuestro abandono total. Por eso nos pone a María, su Madre, para que sea nuestro modelo, nuestro sustento. Debemos, como Ella y confiando en Ella, abandonarnos en Dios y aceptar ser desposeídos de todo.

 

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter