banner el sacerdote

"El sacerdote" te quiere ayudar a comprender la grandeza del ministerio que Dios ha confiado a algunos hombres que Él mismo ha elegido, para prolongar su misión en el mundo.
"El mismo Señor, para que los fieles se fundieran en un solo cuerpo [...], entre ellos constituyó a algunos ministros, para ofrecer el sacrificio y perdonar los pecados, y desempeñar públicamente, en nombre de Cristo, la función sacerdotal en favor de los hombres" (Presbyterorum Ordinis, nº 2).

Bloques

 
 
 

Último vídeo

El sacerdote siempre corre el peligro de olvidarse de que su ministerio lo ha recibido de Dios y no debería gloriarse por lo que hace, sino glorificar a Dios constantemente por haber querido utilizar sus pobres manos para hacer llegar a todos los hombres su gracia. D. Santiago Carbonell, sacerdote de la Archidiócesis de Valencia (España), lo tiene muy presente. Sabe que las conversiones de las que ha sido testigo no han sido obra suya, sino solo de Dios y que, cada vez que pronuncia las palabras «Esto es mi Cuerpo» y «Esta es mi Sangre», Jesucristo mismo utiliza sus manos para hacerse presente bajo las especies de pan y vino. Esto es un misterio que solo se entiende si uno se pone las gafas de la fe porque, desde una visión meramente humana, es imposible de comprender.

Recientes

El sacerdote: Hijo de María

D. David Calahorra nos habla del papel de la Virgen María en la vida del sacerdote. Si el sacerdote es otro Cristo, está claro que el sacerdocio y María son inseparables. En el momento de la consagración, sobre todo, el sacerdote siente más que nunca que es hijo de María.

El sacerdote: El don del celibato

D. David Calahorra nos habla del don del celibato, que el Señor concede a aquellos que llama a seguirlo como sacerdotes. En la entrega total a Cristo, uno descubre que no está solo. El sacerdote está llamado a vivir dando testimonio de la vida eterna. Tiene que engendrar, a través de la entrega y del amor dado a Dios y a la Iglesia, almas para el cielo. El celibato es para la vida del mundo.

El sacerdote: El encuentro con Cristo

D. David Calahorra habla sobre la gracia que recibe el sacerdote el día de su ordenación, que tiene que ir actualizando por el amor a Cristo y a los demás, hasta transformarse en otro Cristo. Quien se acerca a un sacerdote, debe encontrarse realmente con Cristo a través de él.

El sacerdote: El tesoro más grande

Don David Calahorra nos habla del misterio de la comunión de corazones que hay entre el sacerdote y la Eucaristía: "Sacerdote y Eucaristía son una sola cosa". Parece que el sacerdote es quien eleva a Cristo, sin embargo, es Cristo quien tiene cogido al sacerdote y este, si se ha unido a Cristo desea partirse con Él para darse a los demás.

Video on Demand

StaJuana

Fernando

¿Cómo puedo ayudar?

Gracias a la generosidad de nuestros bienhechores, hemos podido seguir hasta ahora. Pero las exigencias van siempre en aumento y con frecuencia surgen gastos imprevistos, como reparaciones, adquisición de nuevas máquinas, etc.
Más información aquí.

Colaboramos con:

proclericis          ewtn
CultuDivino           ain

Newsletter